Mapa del Sitio Contáctanos Inicio
     
 
  Precios Azúcar al Consumidor
Crema   RD$ 8.10 / lb.
Afinada   RD$ 8.82 / lb.
Refino   RD$ 9.90 / lb.
Resolución No. 02-2004  


 

LA INDUSTRIA AZUCARERA DEL SIGLO XVI


- Causas de su surgimiento

El período comienza y se caracteriza en general por la fundación de grandes exportaciones agrícolas, principalmente ingenios azucareros.

La industria azucarera, a pesar de su alta tecnología y productividad, no acarreó desarrollo económico pues el crecimiento que conllevaba era frágil y circunstancial. Su función era, como la de toda la economía colonial, llenar los requerimientos del incipiente mercado apitalista europeo.

La génesis de la industria azucarera en la isla de Santo Domingo está vinculada al agotamiento del oro, base económica de la isla y a la extinción de la raza aborigen, mano de obra del coto minero a través de las encomiendas.

Desde 1515 la economía del oro estaba en crisis y se planteaba la necesidad de que se fomentara el cultivo de diversos frutos, así como que se trajesen campesinos de España.

Gubernamentalmente, la base para el establecimiento de la industria azucarera la sientan los padres Jerónimo cuando ordenan que a cada vecino que vaya a instalar un ingenio se le presten 500 pesos oro y cuando solicitan formalmente la libertad de entradas de esclavos negros a la isla, petición que tendrá resultado definitivo a partir de la primera licencia importante, concedida al gobernador de Bresa, quien la traspasó a comerciantes genoveses.

La Corona española acordó toda suerte de facilidades a la producción azucarera en la isla, específicamente a esto contribuyó cierto espíritu burgués del Emperador Carlos I, quien dictó leyes protectoras de la producción azucarera y de los señores esclavistas. La màs importante fue la Cèdula de 1529, por medio de la cual se determinaba que los ingenios eran bienes no embargables por deudas o hipotecas, tanto sus instalaciones como los negros que laboraban en ellos.

La política oficial de protección de la industria del azucare fue muy importante desde su propia fundación cuando los ingenios en proyecto recibieron préstamos en muy buenas condiciones por parte de los diversos gobernadores de la época y cesiones de grandes extensiones de tierra en forma gratuita, así como la exoneración de impuestos par las maquinarias traídas de España y otros países.

La producción azucarera se mantuvo con cierta tendencia inestable de crecimiento hasta los años 70, cuando empezó a decrecer por la reducción de la navegación española, el contrabando, la transferencia de inversiones a la ganadería, la competencia en términos de rentabilidad del jengibre y por la muerte de gran cantidad de esclavos en los años 80, acompañada por la paralización en la misma época de la trata negrera.

A finales del os años 80 sólo quedaban 17 ingenios y a raíz de las devastaciones apenas 12, al ser destruidos 5 en los lugares despoblados, entre los cuales estaban los màs productivos. La producción de azúcar se mantuvo en alza permanente hasta aproximadamente 1580.
En el aumento de la producción se produjo un proceso de concentración de los ingenios firmemente establecidos y de decadencia y quiebra de los que no sabían aprovechar las condiciones del terreno,las corrientes de agua, los recursos de los bosques, los puntos con fácil comunicación, las tierras aptas y la rotación temporal de los cultivos que en ésa época no se sabía cuál era la màs favorable.

- Organización y funcionamiento del ingenio.

Había dos tipos de ingenios: los movidos por tracción animal, llamados trapiches, y los movidos por la energía hidráulica, es decir por molinos de agua, que eran llamados ingenios poderosos.

La inversión normal de un ingenio de la época era de alrededor de 10 a 15 mil pesos. Dentro de la inversión el renglón màs importante era el de la mano de obra esclava, pues normalmente ocupaba una cantidad de negros oscilante entre 80 y 150.

Los ingenios también comportaban inversiones en edificaciones que servían para las salas de máquinas y de purgas, así como para viviendas para esclavos y amos, almacenes, etc.

Las labores del ingenio se dividían en dos partes: la agrícola y la industrial.

La parte agrícola tenía por actividad fundamental la siembra y cultivo de la caña. La producción era interrumpida por falta de conocimientos agrícolas. Por eso la productividad de la caña era muy baja.

Un ingenio tenía aproximadamente màs de 200 tareas de cultivo, produciendo por acre aproximadamente 5 toneladas de caña, debido también a la escasez de medios técnicos. El sistema de cultivo, hecho por negros no especializados, ocasionaban muy baja productividad porque ellos estaban acostumbrados a un tipo de trabajo muy diferente.

Los ingenios en su fase industrial se ocupaban principalmente de la elaboración del azúcar. La maquinaria era muy avanzada en relación al desarrollo tecnológico de la época. Un ingenio normal, con unos 100 esclavos y unas 200 tareas bajo cultivo, producía unas 4,000 arrobas por año y algunos hasta 10,000 y màs. Las maquinarias tenían que ser traídas de España por su complejidad, y normalmente eran hechas en Italia y en Holanda.

Estos procesos industriales exigían una mano de obra especializada, tanto libre como esclava. Los ingenios tenían maestros normalmente de procedencia canaria o portuguesa (donde la elaboración del azúcar era tradicional) y esclavos que con la práctica llegaban a ser maestros de azúcar o tacheros o responsables del trabajo en le molino o encargados de alguno de los talleres artesanales antes mencionados.

Los ingenios se convirtieron en las unidades màs importantes, no solamente desde el punto de vista productivo, sino también demográfico, si exceptúa la ciudad de Santo Domingo. En la época de pleno auge de la industria del azúcar, la importancia de los pueblos estuvo condicionada en relación a la incidencia de ingenios.
Estos eran no sólo centros de producción, sino también centros de comunicaciones y de aglomeración demográfica, por razones tanto de índole económica como de índole militar.

En lo económico porque eran los centros de mayor riqueza en la isla, y, lógicamente, atraían otros grupos de población, además de la propia del ingenio; y desde el punto de vista militar porque servían de abrigo frente a los ataques frecuentes de los grandes enemigos de la época: los negros cimarrones y los piratas extranjeros.

 
  Inicio  |  Mapa del Sitio  |  Comentarios  |  Políticas de Privacidad