La isla Española fue cede de la primera semilla de caña de azúcar ser plantada en América por don Cristóbal Colón. Eso ocurrió en las cercanías de Puerto Plata, en el litoral norte de la isla. En el principio de los tiempos coloniales la industria azucarera tomó su forma a tal grado que según el historiador Frank Moya Pons en su obra Historia Colonial de Santo Domingo, en 1535 habían 200 técnicos portugueses en los ingenios azucareros mientras en 1547 más de 35,000 esclavos africanos laboraban en los cañaverales. Posterior al auge de la industria en los primeros años de la Era Colonial,  la industria azucarera disminuyó hasta ser erradicada casi por completo. Los ingenios y sus respectivos cañaverales no volvieron a dominar la economía dominicana hasta el final del siglo 19.
 
En las últimas décadas de los 1800 la industria azucarera dominicana estaba en pleno renacimiento, gracias a las tendencias capitalistas, poderosos intereses financieros (especialmente la cubana y norteamericana), y la intensificación y mejora en el proceso de producción. Ya para el cierre del siglo 19 las principales instalaciones azucareras estaban en manos de extranjeros: cinco era italianos, cuatro norteamericanos, dos cubanos, y un británico.
 
La industria azucarera tuvo su apogeo en la década de 1970. Para ese entonces habían 3,200 colonos cultivando caña en sus conucos y fincas para luego venderlas a los ingenios. En los ingenios la situación era tal que empleaba a 100,000 personas desde braceros procedente desde Haití hasta técnicos y gerentes dominicanos. El monocultivo azucarero dominaba en más del 90% las exportaciones y era la principal fuente de divisas para el país. Ya  para mediados de los 1980 la industria comenzó a descender en términos relativos y absolutos. Para ese entonces sólo empleaban a unas 65,000 personas; de éstas 50,000 era braceros haitianos.
 
Hoy en día la industria azucarera no tiene la misma importancia que tuvo en otros tiempos. El Banco Central de la República Dominicana en sus estadísticas incluye a la industria azucarera dentro de Cultivos Tradicionales de Exportación, y sólo forma 0.7% del PIB. En adicional a eso, la Elaboración de Azúcar forma el 0.2% del PIB nominal. El valor monetario de esas dos ramas económicas es de RD$11,239 millones para Cultivos Tradicionales de Exportación (el sector azucarero es mucho menos) mas RD$3,888 millones para la Elaboración de Azúcar.
Tres entidades empresariales controlan el 75% de los de terrenos bajo cultivo de azúcar, en su mayoría en la zona Este del país. Lo siguiente es un pequeño resumen de cada una de las tres gigantes de la industria azucarera dominicana.
 
A partir de 1911, dos años después de la ocupación militar norteamericana del país, la South Porto Rico Sugar Company adquirió 20,000 acres en La Romana, para expandir su producción ya que en Puerto Rico, donde estaban todas sus operaciones, ya no había suficiente tierras para ello. La South Porto Rico Sugar Company importó la caña desde Puerto Rico, además de la mano de obra puertorriqueña ( y luego negros de las antillas inglesas conocidos como Cocolos) para la zafra, y exportaba la caña a Puerto Rico para allí ser elaborada y refinada. En poco tiempo las operaciones de la South Porto Rico Sugar Company en La Romana se extendieron a tal grado que decidieron construir la Central Romana con una capacidad de molienda de 2,000 toneladas de caña diariamente y era suplido por 7,300 acres de caña bajo cultivo. Central Romana se hizo líder en la producción de azúcar y sus derivados en República Dominicana y por muchos años  fue el ingenio más grande del mundo. Hoy en día, Central Romana posee más de 200,000 acres de terreno, la refinería de azúcar tiene una capacidad de más de 125,000 toneladas, emplea a más de 25,000 personas, así siendo el mayor empleado privado en la República Dominicana.
 
Otro gigante en la industria azucarera dominicana ha sido la Casa Vicini. Fundado en 1883 en San Pedro de Macorís, es uno de los consorcios azucareros más antiguos del país. Para la zafra de 1883/1884 ya poseía 11,000 tareas con una red ferroviaria de 7 kilómetros. Sus instalaciones son de las más eficientes en toda el área del Caribe con capacidad para moler 8,000 toneladas métricas de caña cada 24 horas. En adición a sus ingenios Cristóbal Colón y Angelina (San Pedro de Macorís), también posee el antiguo ingenio Italia, hoy ingenio CAEI (San Cristóbal).
 
El tercer gigante de la industria ha sido el Estado dominicano con su Consejo Estatal del Azúcar conocido por sus siglas CEA. Fue creado en 1966 por las propiedades incautadas a la familia Trujillo. Está constituida por los ingenios Central Río Haina, y Santa Fe (San Cristóbal); Consuelo, Porvenir, y Quisqueya (San Pedro de Macorís); Ozama, y Boca Chica (Santo Domingo); Barahona (Barahona); y por último Amistad, y Montellano (Puerto Plata). En conjunto, los ingenios de la CEA tienen una capacidad instalada de molienda diaria de 34,700 toneladas de caña. Varios ingenios de la CEA han sido privatizados o han cesado sus operaciones por la crisis en el precio de azúcar en los mercados internacionales.